Custodia materna

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 8 de mayo de 2015

Los obstáculos que la familia extensa del padre -progenitor custodio- ponen para que la menor se relacione con la madre y la actitud pasiva de éste, motivan el cambio de custodia procediendo otorgarla a la madre pues su familia extensa no tiene una actitud contraria al contacto de la misma con la otra familia. La conflictividad entre las familias ha dado lugar a múltiples procedimientos penales.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 11 de diciembre de 2014

Se autoriza el traslado de domicilio del hijo de Bilbao a Barcelona y se mantiene la custodia materna, al considerarse que no perjudica el interés del menor. La madre contrajo nuevo matrimonio del que nació otro hijo y solicitó la autorización para residir junto a su actual esposo.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 20 de octubre de 2014

Valorando el interés del menor en su conjunto, se atribuye la custodia a la madre y se la autoriza a cambiar de residencia a Brasil, pues el menor ha permanecido con ella durante los dos últimos años de separación de hecho; la madre es nacional de aquél país donde reside la familia materna; tiene otro hijo de 17 años; el padre mantiene malas relaciones con su familia; y se protegen adecuadamente las comunicaciones mediante un justo y equilibrado reparto de los gastos de desplazamiento.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª,Sentencia de 15 de octubre de 2014

Dado que el padre, por razones de trabajo, tiene menor disponibilidad de tiempo para ocuparse de los hijos, la conflictividad existente entre la madre y la familia paterna, unido a que ha sido la madre quien desde el nacimiento de las hijas se dedicó prácticamente en exclusiva a su cuidado, dejando de trabajar por tal motivo, se opta por la custodia materna.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 7 de junio de 2013

No en todos los casos puede acordarse la custodia compartida, y en éste se ha considerado que el interés de los menores pasa por la custodia materna respetando el status quo existente ya que la madre viene cuidándolos desde hace tiempo.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 31 de Enero del 2013.

Aunque consta la obstaculización de las visitas por parte de la madre, no se acuerda el cambio de custodia a favor del padre ya que no se justifica el beneficio que para el menor representa el cambio. El menor tiene en la actualidad diez años, seis de los cuales permaneció con su madre en Estados Unidos, país en el que está integrado en todos los aspectos (alimentación, hábitos sociales y circulo de amigos), con fuerte vinculo afectivo hacia su madre.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 10 de diciembre de 2012.

En el proceso de divorcio se pretende hacer valer las habilidades del padre para asumir la custodia, pero esto no se discute, lo que sucede es que la custodia materna ha venido funcionando perfectamente desde la separación de hecho y los menores se encuentran adaptados a este sistema, por lo que no existe motivo alguno para modificarlo.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 25 de octubre de 2012.

Aunque los hijos expresaron su deseo de convivir con el padre, no se accede al cambio de custodia ya que según el dictamen psicosocial podría estarse ante una posible manipulación de los hijos. Además, no todos los deseos de los hijos se satisfacen necesariamente mediante el cambio de custodia.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 9 de marzo de 2012.

El Tribunal Supremo solo puede modificar el sistema de guarda cuando el juez a quo no aplica correctamente el principio de protección del menor. No se accede a la custodia compartida al declarar probado la sentencia recurrida que las relaciones entre los progenitores era conflictiva pues solo se comunicaban vía sms.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 3 de octubre de 2011.

El clima de enfrentamientos entre los progenitores impide la custodia compartida, ratificando el Tribunal Supremo la interpretación de la expresión “excepcionalmente” utilizada e el Art. 92.8 del CC.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 27 de septiembre de 2011.

La custodia compartida se establece en interés del menor, no de los progenitores, y será el juez quien debe decidir cuál será el mejor régimen de protección, según sus circunstancias y las de sus progenitores. La Audiencia dejó sin efecto la custodia compartida acordada por el Juzgado porque el niño no puede estar cambiado de ciudades, aunque solo estén separadas en 10 Kms. El padre recurrió en casación pero se desestimó su recurso.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de julio de 2011.

Al afectar al interés de los hijos las malas relaciones de los progenitores no se acuerda la custodia compartida.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 7 de abril de 2011.

No procede modificar la custodia materna pues aunque el informe psicosocial y el Ministerio Fiscal estén a favor de la custodia compartida, el Juez no está vinculado por el contenido del informe que solo debe valorar a los efectos de tomar la decisión más adecuada para proteger el interés del menor. La condena del padre por una falta de amenazas y coacciones es sólo un elemento más para denegar la custodia compartida.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de febrero de 2005.

El trabajo nocturno de la madre (de 1 a 5 de la mañana) no es causa impeditiva para la atribución de la custodia. Por otro lado, resulta evidente que, dada la edad de la menor, la atribución a la madre de su guarda y cuidado está en la línea de una larga experiencia que encuentra en el diario contacto con la madre un elemento esencial en el desarrollo de la personalidad infantil.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 12 de julio de 2004.

Atribución de la guarda y custodia a la madre al no haberse acreditado que la misma, bien por llevar una vida desordenada, bien por motivos de salud o de otro orden, no esté capacitada para asumir las responsabilidades que comporta la atribución de la guarda y custodia de los hijos, máxime cuando el padre, por su trabajo, se ve obligado a viajar, viajes que suelen ser de una o dos semanas aproximadamente.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 9 de junio de 2003.

La atribución de la guarda y custodia a la madre no supone infracción del art.14 de la Constitución no solamente porque falta el necesario juicio de comparación con otras situaciones idénticas sino porque el artículo 92 del Código civil es norma que habilita al Juez para, en función de la situación de hecho que resulte probada, decidir sobre la atribución de la guarda y cuidado al progenitor que se encuentre en mejor situación para cumplir con el deber propio de la patria potestad.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de mayo de 1999.

No cabe tachar de ilógico e irrazonable el argumento hecho valer en la Sentencia recurrida para atribuir la guarda y custodia de las hijas cuando, tratándose de dos niñas de ocho y quince años de edad, señala que lo normal es que en tales condiciones de sexo y edad se le encomiende a la madre, salvo que concurran circunstancias excepcionales que aconsejen entregarlas al cuidado paterno. Igualmente tampoco cabe tacharla de discriminatoria por razón del sexo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page