Hijos menores

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 16 de enero de 2015

Se estimó la demanda de modificación de medidas interpuesta por el padre, extinguiéndose la atribución del uso que se hizo respecto a una vivienda de su exclusiva propiedad y se constituye el derecho de uso en relación a una vivienda que pertenece a ambos en pro indiviso y que ahora ha quedado libre de arrendatarios.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 28 de noviembre de 2014

Indebida limitación del uso de la vivienda familiar, atribuida a la madre como custodia de una hija común menor de edad. Una interpretación correctora de esta norma, permitiendo la atribución por tiempo limitado de la vivienda habitual, implicaría siempre la vulneración de los derechos de los hijos menores, que la Constitución incorporó al ordenamiento jurídico español arts. 14 y 39 CE y que después han sido desarrollados en la Ley Orgánica de Protección del Menor.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 24 de octubre de 2014

En los casos de custodia compartida, para decidir sobre la atribución del uso de la vivienda familiar, se aplica la norma contenida en el art. 96.2 del CC, es decir, el juez resolverá lo procedente en función de las circunstancias concurrentes, pudiendo incluso limitarse temporalmente el uso. En este caso se atribuye a la madre durante dos años.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de octubre de 2014

Al acordarse por el Tribunal Supremo la custodia compartida, se deja sin efecto la atribución del uso de la vivienda familiar pues no existe ningún interés más digno de protección dado que la madre tiene ingresos suficientes y convive con una tercera persona. Se establece el plazo de seis meses para abandonar la vivienda.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 16 de junio de 2014

El cambio de custodia en favor del padre conlleva también la atribución del uso de la vivienda familiar al no estarse ante ninguno de los casos excepcionales que permiten una interpretación distinta del art. 96 del CC.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 2 de junio de 2014

Aunque la limitación temporal en la atribución del uso cuando los hijos son menores de edad pudiera llegar ser una solución en el futuro, no corresponde a los jueces interpretar de forma distinta el art. 96 del CC, porque están sometidos al imperio de la ley.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 3 de abril de 2014

Cuando existen hijos menores de edad, la única limitación temporal que permite imponer el art. 96 del CC es hasta que los hijos alcancen la mayoría de edad.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 3 de diciembre de 2013.

Como las hijas tienen cubierta la necesidad de alojamiento, al residir el padre en una vivienda de alquiler de elevada renta, se atribuye el uso de la vivienda familiar a la madre hasta la extinción del condominio, dado que su interés es el más necesitado de protección al encontrarse en una situación precaria.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 19 de Noviembre del 2013

A pesar de que exista un hijo menor de edad, no debe atribuirse el uso de la vivienda más allá de la liquidación de gananciales, ya que el padre tiene su base de trabajo en Madrid y la madre en Barcelona, aunque por determinación expresa de ambos el domicilio familiar se fijó en Sevilla. Esta vivienda no constituye la residencia habitual de la unidad familiar y solo sirve para preservar de forma residual o secundaria los intereses de los progenitores.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 17 de Octubre del 2013

El Tribunal Supremo revoca la Sentencia de la Audiencia y deja sin efecto la limitación temporal del uso de la vivienda familiar al ser el hijo menor de edad. No corresponde a los jueces interpretar de forma distinta el art. 96.1 del CC porque están sometidos al imperio de la ley.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 17 de junio de 2013

En atención a que la vivienda familiar está ubicada en un complejo que cuenta con club social, restaurante, naves, pistas, cuadras de caballos, etc., procede limitar a tres años la atribución del uso efectuada en favor del hijo y de la madre.

Tribunal Supremo, Sala 1,ª, Sentencia de 15 de marzo de 2013.

Desde que se produjo el cese de la convivencia, la madre y los menores se instalaron en una vivienda propiedad de los abuelos maternos, pero ello no es un obstáculo para que se le atribuya el uso de la vivienda familiar propiedad del esposo, dado que no puede imponerse a los abuelos maternos una carga que corresponde a los progenitores.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de enero de 2013

Las obras de reforma no alcanzan un valor importante respecto del valor del inmueble, por lo que pudiendo ser dividido en dos propiedades (una en planta baja y otra en planta alta compartiendo el trastero y terrazas) se considera que esta es una solución optima desde el punto de vista económico, jurídico e inmobiliario. Se mantiene la atribución de uso acordada en el proceso matrimonial.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 5 de noviembre de 2012

Habiendo adquirido la madre una vivienda, aunque se le otorga la custodia de la hija, se acuerda atribuir el uso de la vivienda familiar al padre ya que ello este mejora su situación económica permitiéndole hacer frente a una superior prestación alimenticia a favor de su hija al desaparecer la carga que representaba el pago de la renta de alquiler.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 13 de julio de 2012.

Cuando existen hijos menores de edad no puede efectuarse una atribución del uso de forma temporal.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 21 de mayo de 2012

Aunque no se haya solicitado, debe atribuirse el uso de la vivienda familiar a la hija y al progenitor custodio, sin que con ello se vulnere el principio de congruencia habida cuenta del carácter de ius cogens de la medida.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 26 de abril de 2012.

Existiendo menores de edad, la atribución del uso de la vivienda familiar les corresponde a ellos, sin que pueda entrar a valorarse si el interés del progenitor no custodio es el más necesitado de protección.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de abril de 2012.

Cabe la división material de un inmueble en el procedimiento matrimonial, cuando ello sea lo más adecuado para el cumplimiento del art. 96 CC, es decir, la protección del interés del menor y siempre que la división es posible y útil por reunir las viviendas resultantes las condiciones de habitabilidad.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 10 de octubre de 2011.

El juez puede atribuir el uso de una vivienda que no sea la que se está ocupando en concepto de vivienda familiar cuando el inmueble que se está utilizando pertenezca a terceras personas en orden a proteger el interés de los menores y ello siempre que la residencia que se atribuya sea adecuada para satisfacer las necesidades de los hijos.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de septiembre de 2011.

Cuando existen hijos menores hay que aplicar de forma imperativa lo dispuesto en el art. 96 del CC y por tanto procede dejar sin efecto la atribución de otra vivienda de similares características cuyo alquiler iba a atender el progenitor no custodio garantizando con un aval bancario suficiente las rentas futuras.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 21 de junio de 2011

El Tribunal Supremo deja sin efecto la limitación temporal en la atribución del uso de la vivienda familiar acordada por la Audiencia Provincial, aplicando la doctrina jurisprudencial reiterada en cuanto a que no cabe limitación alguna cuando existen hijos menores.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de abril de 2011.

Existiendo hijos menores de edad, no puede limitarse el uso de la vivienda familiar hasta la liquidación de la sociedad de gananciales.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 1 de abril de 2011.

La atribución del uso de la vivienda familiar a los hijos menores de edad es una manifestación del principio del interés del menor, que no puede ser limitada por el Juez, pues el Art. 96.1 no contiene ninguna limitación mientras sigan siendo menores. El interés que se protege no es la propiedad de los bienes, sino los derechos que tiene el menor en una situación de crisis de la pareja.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 29 de marzo de 2011.

Cuando el hijo no precisa de la vivienda familiar, por encontrarse satisfechas sus necesidades de habitación a través de otros medios (la madre ha adquirido una nueva vivienda que ostenta en copropiedad con la nueva pareja) procede dar por extinguido el derecho de uso. La atribución del uso al menor y al progenitor se produce para salvaguardar los derechos de éste, pero no es una expropiación del propietario y decidir en el sentido propuesto por la madre sería tanto como consagrar un auténtico abuso del derecho, que no queda amparado ni en el art. 96, ni en el art. 7 CC.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page