Precario

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de octubre de 2014

No media en el presente caso un contrato de comodato, sino una situación de precario ya que  madre e hija ocupan actualmente la vivienda propiedad de los padres del esposo sin contraprestación y sin fijación de plazo, siendo indiferente que en el procedimiento de divorcio se les atribuyese judicialmente el uso.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de marzo de 2013

Se estima la demanda de desahucio por precario interpuesta por la esposa frente a su suegra y el hijo de ésta que tenían atribuido el uso por sentencia judicial, dado que esta sentencia no puede constituir un título jurídico hábil para justificar la posesión que resulte oponible a terceros ajenos a las relaciones surgidas por el matrimonio. No es obstáculo que la esposa conociera la ocupación con anterioridad a adquirir la propiedad.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de abril de 2011.

La cesión del uso de un inmueble realizada por los padres a su hijo antes de contraer matrimonio pasando  ocuparse la vivienda posteriormente por la esposa de este, a quien se le atribuyó su uso en el procedimiento matrimonial no es titulo suficiente para enervar la acción de desahucio por precario.

matrimonial. Tanto el Juzgado como la Audiencia Provincial desestimaron la demanda de desahucio por precario.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 18 de marzo de 2011

El Tribunal Supremo ratifica la doctrina jurisprudencial que considera precario la ocupación de la vivienda aunque la esposa e hijos tengan atribuido judicialmente el uso en un procedimiento.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de noviembre de 2010.

Se decreta el desahucio por precario dado que no es oponible la atribución judicial del uso en un procedimiento de familia al adquirente de la vivienda en un procedimiento de enajenación forzosa, circunstancia que no se ve alterada por la relación de parentesco existente entre la parte demandada, y el adquirente (suegro), de quien trae causa la ahora actora (suegra), ni por el hecho de que tuviera conocimiento de que la sentencia de separación atribuyera a la demandada el uso de la que había sido vivienda familiar.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de julio de 2010.

No constituye título hábil de oposición a la acción de desahucio por precario la atribución judicial del derecho de uso de la vivienda a la ex esposa demandada, que es inoponible frente a terceros ajenos a las relaciones entre los cónyuges y al proceso matrimonial en el que son partes.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 18 de enero de 2010.

El otorgamiento a la esposa del uso de la vivienda que pertenece proindiviso al esposo y a su hermana, la cual lo cedió en uso como vivienda familiar constante el matrimonio, no legitima a aquella para seguir ocupando el inmueble ya que nos encontramos ante una situación de precario. Análisis de los distintos supuestos que pueden presentarse en relación con la atribución del uso y la propiedad del inmueble.

Tribunal Supremo, Sala 1,.ª Sentencia de 14 de enero de 2010.

La vivienda fue adquirida por una inmobiliaria a un matrimonio que siguió viviendo en el inmueble. Posteriormente la vivienda fue asignada a la esposa en proceso de separación y vendida por la inmobiliaria a los ahora demandantes. Se trata de un simple precario porque habiendo probado los actores su título de propiedad, no ha quedado probado que la esposa demandada ostentara ningún título que la legitimara para poseer más que a título de precario el inmueble reivindicado.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de octubre de 2009.

Cesión del uso de la vivienda por parte de los padres a su hijo con ocasión del matrimonio de este. Separación matrimonial en virtud de la cual se atribuye el uso de la vivienda a la esposa. No hay contradicción de las sentencia de las Audiencias Provinciales puesto que el Tribunal Supremo ya se ha pronunciado en el sentido de entender que existe una situación de precario por haber finalizado el uso para el cual fue atribuida la vivienda, sin que la sentencia de separación sea oponible a los terceros propietarios.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de junio de 2009.

Se califica como precario la cesión gratuita realizada por una hermana a favor de otra no pudiendo considerarse que estamos ante un comodato.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de noviembre de 2008.

No nos hallamos ante un comodato puesto que el préstamo del piso lo fue para un uso concreto que ya no puede ser (vivienda conyugal), por lo que la demandada se encuentra en situación de precario. La sentencia judicial no constituye título hábil al fin de otorgar un derecho de uso y disfrute de la vivienda a la esposa demandada, puesto que dicha resolución es inoponible frente a terceros ajenos a las relaciones entre los cónyuges y al proceso matrimonial en el que son partes.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 13 de abril de 2009.

Teniendo en cuenta que el derecho de usufructo que posee la madre lo adquirió de su hijo, quien hasta ese momento había ostentado el pleno dominio del inmueble y cuando el hogar familiar del hijo y de su esposa ya estaba fijado en ese domicilio, se desestima la acción de desahucio por precario interpuesta por aquella tras dictarse la sentencia de separación en la que atribuía el uso de una planta a su nuera y nieto.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 13 de noviembre de de 2008.

La cesión de la vivienda que hizo la madre del esposo en consideración al matrimonio de su hijo y con objeto de que él y su esposa establecieran en ella el hogar conyugal y familiar donde iban a residir junto con los hijos habidos en el matrimonio, al que de esa forma se ayudaba económicamente, no permite por sí sola reconocer a la demandada un título capaz de enervar la acción de desahucio.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de octubre de 2008.

La Audiencia Provincial consideró que la relación jurídica entre cedentes y cesionarios era la propia de un contrato de préstamo de uso, que no permitía al comodante reclamar la cosa prestada sino en el momento en que concluyese el uso al que había sido destinada, lo cual no había tenido lugar, pero el Tribunal Supremo consideró que la relación jurídica es propia de un precario y acodó el desahucio.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de octubre de 2008.

Cuando desaparece el uso concreto y determinado al que se ha destinado la cosa -lo que puede suceder cuando se rompe la convivencia conyugal-, y el propietario o titular de la cosa no la reclama, la situación de quien la posee es la propia de un precarista. La atribución por resolución judicial del derecho de uso y disfrute de la vivienda no sirve para hacer desaparecer la situación de precario, ni para enervar la acción de desahucio.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de octubre de 2008.

Procedencia de la reclamación del propietario o titular de una vivienda cedida a un hijo para su utilización como domicilio conyugal o familiar, cuyo uso y disfrute ha sido concedido a uno de los cónyuges, cuando se ha roto la convivencia marital o conyugal.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, sentencia de 29 de octubre de 2008.

Estimación de la demanda de desahucio por precario interpuesta por los padres del esposo -usufructuarios del inmueble-, contra la esposa a quien se le había atribuido judicialmente el uso en el procedimiento de separación matrimonial.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 2 de octubre de 2008.

La situación de quien ocupa una vivienda cedida sin contraprestación y sin fijación de plazo por su titular para ser utilizada por el cesionario y su familia, como domicilio conyugal o familiar es la propia de un precarista, una vez rota la convivencia, con independencia de que le hubiera sido atribuido el derecho de uso y disfrute de la vivienda familiar por resolución judicial.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 18 de marzo de 2008.

Aunque se reconoce que la esposa y el hijo se encuentran ocupando la vivienda en precario se desestima la demanda interpuesta al apreciarse un fraude de ley en la partición de la herencia de los titulares de la vivienda, al haber hecho el marido una dejación de sus derechos respecto a dicha vivienda con la finalidad de crear un título a favor de sus hermanos para ejercitar la acción reivindicatoria.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 26 de diciembre de 2005

Nos hallamos ante un simple precario, porque habiendo probado el actor su título de propiedad, no ha quedado probado que la demandada ostentara ningún título que la legitimara para poseer el inmueble aquí reivindicado, siendo insuficiente la atribución del uso otorgada en un procedimiento matrimonial ya que la sentencia no puede afectar a terceros que no fueron parte en el procedimiento.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page