■ No puede obligarse al padre a pagar la segunda carrera de la hija.

Cuando la hija mayor ya ha completado su formación carece de justificación imponer al padre la obligación de sufragar la segunda carrera que la hija ha empezado a cursar. No obstante, en atención a las circunstancias se fija la pensión en 100 euros, mínimo vital hasta que se independice económicamente, o bien hasta que tenga una edad suficiente que le permita vivir sin ayuda del progenitor.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page