■ Para atribuir el uso de la vivienda familiar, prima el derecho del menor frente al derecho del padre discapacitado.

No se trata de que el ordenamiento jurídico no brinde protección a personas con mayor o menor grado de discapacidad, pues también se trata de un imperativo constitucional en el marco del art 49 de la CE y en la Convención Internacional de los Derechos de las personas con discapacidad de 13 de diciembre 2006, ratificada por Instrumento de 23 de noviembre 2007 y en la Ley 26/2011, de 1 de agosto de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

El padre, con unos ingresos cercanos a los 2.000 euros mensuales, tiene posibilidad de encontrar una vivienda adaptada o realizar los cambios necesarios en el apartamento para utilizarlo como vivienda habitual.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page