■ Por tener el hijo 16 años, en principio la relación con el padre según convengan ambos, pero se fija un régimen de visitas subsidiario.

No puede imponerse a un menor de 16 años un sometimiento a fechas y horarios que pueden interferir en sus actividades de ocio, deporte, relaciones sociales con amigos y por eso la relación paterno filial se deja la decisión libre de ambos. Sin embargo, a falta de acuerdo voluntario debe fijarse un régimen de visitas subsidiario con la finalidad de asegurar esa relación.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page