■ El desequilibrio lo genera la perdida del empleo y no el divorcio

La demanda de divorcio, y con ella la solicitud de pensión compensatoria, se presentó aproximadamente tres años después de la ruptura de la convivencia y no es ésta la que agrava la situación de la esposa, sino la pérdida de acceso a los empleos que venía encadenando con anterioridad y hasta finales de 2013 y de los que obtenía recursos propios de los que, al parecer, ahora carece.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page