■ La hija de 12 años no puede decidir si quiere irse o no con su padre

Resulta injustificable que, ante las reticencias de la niña de doce años por irse con el padre, la madre se limite a desentenderse del cumplimiento del régimen de custodia compartida bajo el peregrino argumento de no querer contrariar su voluntad, pues, como bien dice la Juez de primera instancia, su reacción probablemente no sería la misma si el deseo de la menor se manifestara en otros ámbitos, como el académico o el de las compañías que frecuenta.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page