■ Nada de compensatoria: cada uno vive con lo que gana

Aún siendo diferentes los ingresos de los cónyuges pero correspondiendo a las propias aptitudes y actitudes de las partes para generarlos, cada uno puede subvenir a sus propias necesidades, por lo que no puede hablarse de desequilibrio aunque lo haya aritmético.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page