■ Un tabique para dividir las viviendas privativas de ambos

La agrupación que hicieron los cónyuges al unir sus viviendas privativas no implicó la creación de una comunidad de bienes de la vivienda resultante dado que estamos en presencia de fincas registralmente independientes y físicamente individualizables.

El esposo pretendía que se considerase la vivienda resultante como un todo y que al ser indivisible se procediese a su enajenación.

Para continuar con la lectura es necesario ser cliente PREMIUN. Si ya es cliente inicie sesión. introduciendo su clave de usuario. Si aún no es cliente debe registrarse.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page