Vivienda Otras cuestiones

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 6 de marzo de 2015

El derecho de uso de la vivienda acordado en un procedimiento de familia no se puede oponer al adjudicatario del bien en subasta pública a consecuencia del ejercicio de una ejecución hipotecaria cuando la hipoteca se constituyó sobre el bien antes del matrimonio por el otro cónyuge, siendo, pues, soltero y el bien privativo. No es obstáculo que el adjudicatario, antes de celebrarse la subasta, conociese la existencia del tal derecho de uso.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 25 de septiembre de 2014

Aunque frente a la Comunidad de Propietarios ambos cónyuges son responsable del pago de las cuotas, en las relaciones internas entre los cónyuges puede la sentencia matrimonial alterar el responsable de su pago atribuyéndose a quien se le haya atribuido el uso de la vivienda.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 30 de mayo de 2012

En los arrendamientos de viviendas celebrados bajo la vigencia de la LAU 1964, producido el fallecimiento de su titular, para que se produzca la subrogación es imprescindible que se cumplan estrictamente los requisitos exigidos en el art. 16 de la LAU, no pudiendo entenderse que hubiese existido un consentimiento tácito de la subrogación.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 9 de mayo de 2012.

En los procedimientos matrimoniales seguidos sin consenso entre los cónyuges, no pueden atribuirse el uso de viviendas o locales distintos a aquél que constituye la vivienda familiar.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 27 de febrero de 2012.

Habiéndose atribuido en la Sentencia de separación el uso la vivienda familiar al esposo en función de que en ella tenía instalado el despacho profesional, siendo éste la única fuente de recursos para la familia, se estima acción de división de cosa común ejercitada por la madre pero respetando aquél uso.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 17 de noviembre de 2011.

Se declara la resolución del contrato de arrendamiento dado que el título que legitimaba a la demandada era la atribución judicial conferida en el procedimiento matrimonial y aquélla abandonó en inmueble para trasladarse a otra ciudad con su nuevo esposo, permaneciendo en la vivienda una hija mayor de edad, su marido y el hijo habido de dicha unión.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 24 de marzo de 2011.

Se acuerda la resolución del contrato de arrendamiento y se reitera como doctrina jurisprudencial que el contrato de arrendamiento concluido por uno de los cónyuges constante matrimonio no forma parte de los bienes gananciales y se rige por lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos Urbanos en lo relativo a la subrogación por causa de muerte del cónyuge titular del arrendamiento.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 22 de noviembre de 2010.

Se estima la demanda de desahucio y se acuerda el lanzamiento de la ocupante que fue esposa del arrendatario fallecido al no haberse cumplido los requisitos legales para que se produjese la subrogación, dado que la esposa no era arrendataria del inmueble aunque el inmueble constituyese la vivienda del matrimonio.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 8 de octubre de 2010.

Habiendo prestado el consentimiento la esposa en la constitución de la hipoteca sobre la vivienda familiar propiedad privativa del esposo, la posterior atribución del uso a favor de aquella y de los hijos no puede oponerse al adjudicatario del inmueble tras la subasta del procedimiento de ejecución hipotecaria.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 9 de julio de 2010.

El contrato de arrendamiento concluido por uno de los cónyuges constante matrimonio no forma parte de los bienes gananciales y se rige por lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos Urbanos en lo relativo a la subrogación por causa de muerte del cónyuge titular del arrendamiento y en caso de fallecimiento del titular se requiere que se cumplan los requisitos exigidos en la ley reguladora del arrendamiento y entre ellos, la comunicación al arrendador en la forma establecida en la norma.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 15 de junio de 2010.

Validez de la cesión efectuada inter vivos de la posición de arrendatario de un inmueble efectuada por un padre en favor de su hija sin que el hecho de que posteriormente continuasen ambos conviviendo en el inmueble afecte a aquella, debiendo por tanto desestimarse la demanda de desahucio instada por el arrendador al no haberse notificado en forma el fallecimiento del padre.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 3 de abril de 2009.

Se resuelve el contrato de arrendamiento que, constante el matrimonio, suscribió el esposo, hoy fallecido, al no haberse subrogado la esposa siguiendo los trámites previstos en la ley de arrendamientos Urbanos. El Tribunal Supremo sienta la siguiente doctrina jurisprudencial: “contrato de arrendamiento concluido por uno de los cónyuges constante matrimonio no forma parte de los bienes gananciales y se rige por lo dispuesto en la Ley de Arrendamientos urbanos en lo relativo a la subrogación por causa de muerte del cónyuge titular del arrendamiento”.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 3 de diciembre de 2008.

Se mantiene el uso de la vivienda acordado a favor de la ex esposa e hijos a pesar de la procedencia de su división, siendo doctrina jurisprudencial que la persona a quien dicho uso se atribuyó en la sentencia de separación o divorcio tiene un título que puede oponer a los terceros adquirentes mientras subsista la situación que dio lugar a la atribución de dicho uso El ejercicio de la facultad de pedir la división no constituye un acto de disposición que requiera el consentimiento del otro cónyuge copropietario.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 27 de noviembre de 2007.

El derecho de uso que ostenta la esposa sobre el inmueble ganancial proviene de la sentencia firme de divorcio donde se reconoce. Esta atribución no se ha alterado ni se ha cambiado y no se debe reiterar mientras no se pronuncie una nueva decisión judicial en trámite de modificación de medidas y relativa a este derecho y ello con independencia de que se proceda a la venta del citado inmueble en pública subasta, si a ello hubiere lugar.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 8 de mayo de 2006.

No existe ningún obstáculo para ejercitar la acción de división de cosa común de una vivienda cuyo uso tiene atribuida la esposa por la sentencia matrimonial, si bien dicho uso deberá ser respetado.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 14 de diciembre de 2004.

Perteneciendo la vivienda familiar en pro indiviso a ambos ex cónyuges como resultado de la liquidación de la sociedad de gananciales, y estando atribuido el uso de la misma a la madre y los hijos, aun cuando se haya acordado la venta en pública subasta del inmueble para el caso de incumplimiento de los pronunciamientos de la liquidación, la atribución del uso permanecerá vigente.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª; Sentencia de 22 de abril de 2004.

Inoponibilidad del derecho de uso atribuido en un procedimiento matrimonial frente a terceros de buena fe, habida cuenta que después de constituirse la hipoteca sobre dicho inmueble, la esposa, ocupante del mismo, no inscribió el derecho de uso en el Registro, a pesar de tener conocimiento del inicio del procedimiento del art. 131 de la LH, siendo, por tanto, el adquirente, tercero de buena fe.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª Sentencia de 28 de marzo de 2003.

Admisibilidad del ejercicio de la acción de división de cosa común e incluso de la venta en pública subasta del inmueble, si bien dicha venta no afectará al derecho de uso y ocupación de la vivienda atribuido judicialmente a la ex esposa, que quedará debidamente garantizado, en tanto persistan los requisitos fijados en el art. 96.1 del CC y cualquier que sea el resultado de la ejecución de la sentencia.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª Sentencia de 26 de abril de 2002.

Procede declarar la división de la comunidad existente entre los esposos litigantes sobre el aparcamiento y vivienda, cuyo uso tiene atribuido la esposa demandada por decisión judicial, sin que la cesación de la comunidad afecte al derecho de uso que ha de ser mantenido en caso de venta de la cosa en pública subasta.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 4 de diciembre de 2000.

Mantenimiento del derecho de uso atribuido en la sentencia de separación frente al tercero que se adjudicó la mitad indivisa de la vivienda en subasta pública, aun cuando la anotación del derecho de uso tuvo acceso al registro con posterioridad a la anotación de embargo, habida cuenta que el tercero, por razón de la amistad que le unía con el ex esposo, era conocedor del derecho de atribución del uso.

Tribunal Supremo, Sala 1.ª, Sentencia de 27 de diciembre de 1999.

Atribuido el uso de la vivienda familiar a la esposa no existe ningún obstáculo para que se pueda liquidar la sociedad de gananciales y ejercitar la acción de división de la cosa común llegando incluso a la pública subasta del inmueble, pero ello no afectará, mientras subsista, al derecho de uso que se estableció a favor de un cónyuge en la sentencia de divorcio.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page